El sistema de Inversión (Parte 1)

El sistema de inversión (Parte 1)

Otra semana más que pasas por aquí a ver qué puedo contarte para conseguir ejecutar tu primera inversión sin cometer las cagadas que el 90% de las personas cometen. Me gusta. No te lo voy a negar. Me gusta ver a la gente con hambre de conocimiento y por qué no, con hambre de dinero. Si la semana pasada hablamos de los tipos o perfiles inversores que existen, hoy te hablaré de los sistemas de inversión y de por qué necesitas uno para ser más independiente financieramente hablando. 

Pero antes hablemos del dinero.

Dinero en monedas

El dinero mueve el mundo. Es un hecho. No puedes cambiarlo. No da la felicidad pero te la pone en bandeja. Es como el Scottie Pippen de la vida, te quita las preocupaciones de encima para que tú solo tengas que dedicarte a anotar puntos, a ser el MVP, a ser el mejor que puedes ser. Y esto ocurre porque tu vida deja de tener ese tipo de situaciones negativas y estresantes que  provocan la falta de dinero. Con dinero solo tienes que dedicarte a ti mismo y a los tuyos. A vivir por y para ti y tu familia. Y creo que estamos de acuerdo con que eso se acerca bastante a lo que llamamos felicidad.

El problema es que nos han puesto muy difícil alcanzar ese estado vital en el que las preocupaciones económicas no entran en nuestra ecuación de la vida. Y lo han hecho así porque no interesa, porque los ricos serían menos ricos y los pobres menos pobres. 

Pero algo ha cambiado. 

Internet ha aparecido y con ello la opción de aprender a generar una nueva fuente de ingresos. El camino de trabajar hasta los 65 años (con suerte) con un sueldo fijo para después jubilarte no está mal pero te quita mucho tiempo. Tiempo que te pertenece y  que pierde tu familia, tus amigos y tú mismo.

Y esta  nueva fuente de ingresos de la que te hablo se tiene que basar en un sistema de inversión. Si leíste la píldora anterior y ya te has analizado y descubierto qué tipo de inversor puedes ser, el siguiente paso no es más que aprender qué opciones tienes para invertir según tu perfil inversor .

Un sistema de inversión no es más que un conjunto de normas y estrategias que un inversor tiene para llevar a cabo sus inversiones. Como habrás podido deducir, cada inversor tiene su propio sistema de inversión. Es intrínseco a la persona, a su forma de ser y de razonar, a sus miedos y sus virtudes. En definitiva, es único y solo tú puedes desarrollarlo por ti mismo.

Esto significa que copiar o apropiarse del sistema de inversión de otra persona no te servirá. Y la única razón es que ese sistema lo ha tenido que formar esa persona, teniendo en cuenta su aversión al riesgo, su rentabilidad deseada y su forma de ser. Ojo, no te digo que no puedas reflejar el sistema de inversión de otra persona en el tuyo, lo único que te digo es que tú tienes que adaptar y crear un sistema para ti, que funcione para ti. Y para nadie más.

¿Y si viene alguien que me dice que si él me enseña ganaré 500 euros más como él? Le das la enhorabuena pero no vayas a chupar su culo inmediatamente. Aprende qué es lo que esa persona hace y cómo puedes extrapolar esas reglas o estrategias a tu propio sistema de inversión. 

Mi primer sistema de inversión

Como ya te he dicho, tu sistema de inversión debe ser modelado desde cero por ti mismo. Para que veas un ejemplo de ello, te explicaré mi caso personal y entenderás todo esto mucho mejor.

Yo empecé formándome en el tema del trading (sí, las grafiquitas de colores que tanto se han puesto de moda ahora) a los 18 años. Empecé a leer libros y a coger conocimientos básicos sobre las velas, el análisis técnico, brokers y demás. Tenía conceptos de qué era cada cosa pero no sabía cómo aplicarlas o mejor dicho, cómo ganar dinero con ellas.

Así que hice un curso (en una escuela que no nombraré porque tremendos vendehumos hijos de puta que son) en el que consolidé los conceptos que ya tenían y además me enseñaron una forma, un sistema de cómo aplicarlos al mercado. Ellos afirmaban que el sistema había ayudado a muchos alumnos y que muchos de ellos ganaban un extra al mes gracias al mismo. Sin embargo, cuando me puse a testear dicho sistema de inversión  me di cuenta de que no funcionaba.

¿Cómo cojones no me va a funcionar a mí? ¿Qué es lo que está fallando?

Me di cuenta después de perder dinero en el mercado (primera hostia de realidad) de que no podía seguir usando ese sistema y de que tenía que saber por qué a mí no me funcionaba si a otros muchos sí. 

Me di cuenta a las pocas semanas. El capital que yo tenía para invertir no soportaba ese sistema. Las posibles pérdidas (en caso de que se dieran) eran devastadoras para mi capital y echaban por tierra cualquier beneficio que pudiera levantar. En otras palabras, no salían las cuentas. Todo esto, sumado a que era un chaval con 20 años que se creía que iba a ser el próximo Lobo de Wall Street, acabó resultando en una fatídica experiencia que me hizo replantear mi pasión por los mercados. Pero como habrás podido comprobar, no me rendí.

Mi segundo sistema de inversión

Los siguientes años a esas pérdidas los dediqué a seguir estudiando y aprendiendo nuevos conceptos y estrategias de cómo aplicar mis conocimientos al mercado. Nuevos cursos, nuevos libros y por desgracia, nuevos vendehumos que me aseguraban que su sistema era ganador

En ese momento el vendehumos del que te hablo me enseñó un nuevo producto que haría que mi pequeño capital fuera viable para operar: los CFDs (ya te hablaré de ellos también), y además echó mierda sobre la escuela a la que fui, criticándola a cada segundo (esto te lo cuento para hacerte una idea de la competencia y la poca ética que hay entre los vende cursos/humo del trading)

Yo estaba eufórico. Pensaba que con los CFDs iba a ser rentable y ya me veía como el próximo Warren Buffet pero como seguramente habrás adivinado, ahí vino la segunda hostia de realidad y mi segunda experiencia fatídica (que esta vez sí que estuvo cerca de provocar mi rendición). El mercado me mandó a la lona de un directo y ni siquiera podía comprender por qué.

¿Qué cojones pasa? ¿Por qué no soy capaz de ganar si ya sé como funciona?

Ahí me di cuenta de que mi sistema no era malo, lo que fallaba era mi cabeza, mi ansia, mi avaricia y mi codicia. 21 años, muchas hormonas y demasiadas ganas de vivir una película. A tomar por culo el trading y su puta madre me dije. Estuve unos meses alejado (terminando estudios, viajando, trabajando, etc) pero volví, porque tu pasión siempre acaba resonando en tu cabeza, con  con un mensaje muy claro: “Inténtalo una vez más” 

Mi sistema de inversión actual

Aparecieron nuevos profesores, nuevos conceptos y nuevas estrategias pero esta vez no seguí la misma táctica. Los últimos años los pasé copiando sistemas de inversión de gente que se hacían llamar gurús y  que prometían ser ganadores pero que acabaron resultando siendo una auténtica mierda para mí. No quería recibir más hostias, quería ponerme el casco antes de volver a saltar.

¿Cómo lo hice?

Lo que hice fue “poner sobre la mesa” todos los conocimientos adquiridos en todos los años que pasé formándome sobre el trading. Todos. Sin exceptuar ninguno. Y empecé de la única forma que el ser humano ha conseguido lograr algo: PROBANDO

Prueba-Error. ¿Te suena verdad? Pues eso me tiré haciendo dos años junto con un buen amigo. Probamos todo lo que se nos ocurría: nuevos indicadores, nuevas formas de entrada, nuevas estrategias de análisis técnico, nuevas formas de controlar el riesgo, las pérdidas, nuevas estrategias de gestión monetaria. TODO, ABSOLUTAMENTE TODO hasta encontrar lo que yo llamo MI SISTEMA DE INVERSIÓN.

Es mi sistema porque con él YO me siento cómodo operando. No tú, ni tu amigo, ni tu padre,  ni el vendehumos de mi barrio que me dice que con el forex puedo vivir en Malibú mientras subo stories a Instagram. Me siento cómodo solo YO porque se ajusta a mis necesidades de rentabilidad, a mi aversión al riesgo, a mi plazo de tiempo deseado. A MÍ, en todas MIS vertientes.

Y te juro por dios que me ha costado muchas horas encontrarlo, muchas lágrimas de impotencia porque parecía que nada funcionaba, muchas ganas de dejarlo porque lo veía inviable. Pero es que tienes que recordar que solo el 10% de los que pelean en bolsa acaban ganando. Si te creías que iba a ser fácil mejor vete a otra parte a aprender sobre cómo vender droga, que es fácil y muy rentable.

Toca reflexionar...

Mi sistema de inversión no está listo, no es perfecto y tiene mucho por mejorar. Pero eso es algo normal y que tienes que meterte en la cabeza. Tu sistema de inversión es una herramienta que no puede parar de crecer. Cada pérdida, cada dólar ganado, cada consejo por parte del banco, cada artículo que leas en internet sobre el producto financiero que te gusta. TODO. Tienes que probarlo y adaptarlo, para ir perfeccionando un sistema que te haga ganar dinero sea cual sea tu estado de ánimo. En invierno y en verano, por la mañana y por la tarde. Da igual. Tu sistema es ese arma que mejoras para que cada disparo sea más certero que el anterior.

 

Yo mismo, a día de hoy sigo probando nuevas estrategias, viendo cómo puedo mejorarlo para ver cómo sentirme más cómodo cuando lo estoy utilizando y ya llevo más de 3 años utilizándolo (después de estár mas de 4 años dando bandazos con mis conocimientos). 

 

Pero lo bueno de todo esto es el camino. Porque invertir va a sacar lo mejor y lo peor de ti. Vas a conocer los límites más irracionales de ti mismo. Ganarás y sentirás una euforia única que nunca has vivido. Perderás y te convertirás en un monstruo lleno de ira y de maldad. Perfila tu camino como inversor para que la próxima caída sea mucho menor que la anterior. Así funcionan las inversiones. No hay más.

Me he enrollado demasiado contándote mi experiencia pero espero que te sirva de algo. Quizás ahora sabes qué puedes encontrarte en este camino tan oscuro o quizás no. Pero te prometo que en la próxima píldora te hablaré de cómo formar tu sistema de inversión y de las variables que tienes que tener en cuenta para ello. Estas variables servirán para cualquier producto financiero, solo tienes que adecuarlas a tu perfil inversor.

Ten un poco de paciencia, merecerá la pena.

Hasta entonces, te dejo.

Recuerda compartirlo si te ha gustado y dejarme algún comentario en Instagram.

#TeamSinHumo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *