El sistema de inversión (Parte 2)

El sistema de inversión (Parte 2)

Hoy no voy a enrollarme otra vez, quiero que esta píldora sea corta y efectiva y que aprendas y apliques cada una de sus partes a ti mismo. Lo único que tienes que saber es que en esta píldora, voy a seguir hablando del sistema de inversión pero esta vez, no te voy a contar cuál fue mi experiencia en para crear mi propio sistema de inversión tal y como hago en la píldora anterior, sino que voy a contarte qué variables o factores tienes que tener en cuenta para crear tu propio sistema de inversión.

Antes de ello, tengo que insistir en que lo primero que debes hacer es analizarte a ti mismo para conocer qué tipo de inversor eres o mejor dicho, qué perfil inversor tienes. Pero una vez que sabes hasta dónde eres capaz de llegar para aumentar tus ingresos, solo tienes que centrarte en crear un sistema de inversión sólido y estructurado.

Las variables de un sistema de inversión

Bien, vayamos al grano. Cualquier sistema de inversión debe estar formado por ciertas variables o factores que determinarán el funcionamiento del mismo. Dicho de otro modo, antes de saltar al vacío tendrás que comprarte una mochila con paracaídas porque sino la hostia que te vas a pegar va a ser letal, lo que seguramente provocará que no quieras volver a saber una puta mierda de lo que es invertir.

Las variables que forman el sistema de inversión, en mi opinión (recuerda que todo lo que leerás aquí sale de mi tremenda cabeza, no es una verdad absoluta) son: el capital disponible, el tiempo, la rentabilidad deseada, la aversión al riesgo y por último, el conocimiento sobre el producto financiero en el que vas a invertir.

Voy a ir una a una y voy a ser muy directo y claro. Como he dicho antes, quiero que esta píldora no sea tan larga y necesito que aprendas cada una de las variables para que puedas aplicarlas a tu sistema de inversión.

¡OJO! El orden de las variables no está relacionado con su importancia. Es decir, todas las variables son igual de importantes, así que no hay preferencia entre una u otra.

El capital disponible

Esta variable es indispensable a la hora de crear tu sistema de inversión. Básicamente porque sin capital, no hay inversión que valga. Como ya te he contado en la píldora nº 2, para obtener un capital con el que invertir tu mayor aliado es el ahorro.

El capital que tengas para invertir va a determinar en gran parte tus posibilidades de inversión ya que cada producto en el que inviertas tiene digamos un capital mínimo recomendable. 

Lo que si te tengo que decir es que mientras más capital inviertas, mayores ganancias tendrás.

No te preocupes si ahora tienes dudas sobre qué capital necesitas para cada cosa, hablaremos de todo en su momento y te diré lo que yo estimo como mínimo para invertir y conseguir una rentabilidad razonable de dinero.

El tiempo

Creo que esto es obvio. El tiempo en un sistema de inversión no es más que el plazo que hay desde que inviertes el dinero hasta que recoges beneficios o pérdidas. 

Y sí, has leído bien. También pueden ser pérdidas. De hecho, tienes que aprender a convivir con ellas porque no te vas a librar de ellas por muy bueno que seas.

Obviamente, aquí solemos contemplar los tres plazos típicos: corto, medio y largo plazo. Pero dentro de cada uno hay muchísimas variaciones. Tienes que aplicar el tiempo a tu sistema, adaptándolo para que tus inversiones den sus frutos (o cagadas) en el tiempo que tu estimes como idóneo según el capital que has invertido.

Yo, por ejemplo, baso mi sistema de inversión en un periodo de tiempo muy muy corto. Abro y cierro mi operaciones en cuestión de minutos (a veces horas) pero esta es la opción de un yihadista financiero como yo que está especializado en trading. También tengo otros sistemas de largo y medio plazo para otro tipo de inversiones.

Obviamente, el tiempo dependerá en gran medida del producto en el que inviertas pero lo único que tienes que ver es, como ya te he dicho, cuándo te gustaría ver tus ganancias en caso de realizar una inversión.

La rentabilidad deseada o esperada

Creo que el título habla por sí solo.

Lo que tienes que hacer es tratar de buscar aquellos productos cuya potencial rentabilidad encaje con lo que te gustaría generar teniendo siempre en cuenta tu capital y OJO, el riesgo que eres capaz de tolerar sin tener que tener unos niveles de estrés similares a los de Doraemon en una puta aduana.

Como ya te he comentado en otras píldoras, la rentabilidad siempre va ligada al riesgo. Mientras más riesgo asumas, mayor rentabilidad podrás obtener. Pero ten cuidado porque esto también tiene una parte bastante fea que no te suelen contar y es que mientras más riesgo asumas, mayores posibilidades tienes de perder tu capital. Un capital que te ha podido costar conseguir años de ahorro. 

Así que piensa bien qué es lo que quieres y sobre todo, antes de invertir, imagina que lo pierdes todo, intenta visualizar esa situación e imagina cómo te afectaría. Si la respuesta es que te costaría una depresión, entonces busca otra opción que te genere menos rentabilidad, pero también te de más tranquilidad en tu día a día.

La aversión al riesgo

De esto ya hemos hablado en otras píldoras y es el principal culpable de que el 90% de la gente que invierte acabe perdiendo dinero. La gente no sabe gestionar el riesgo.

Por ejemplo, mucha gente cree poder hacer trading y soportar como en varias horas pierden más de 200$ sin inmutarse. O muchos otros creen que pueden invertir en acciones solo porque han leído en internet que amazon subirá. Otros creen que invirtiendo su capital en un fondo que le ha recomendado el del banco ya van a ganar.

Pero esa no es la realidad.

La realidad es que la mayoría de las veces, el miedo y el desconocimiento acaban ganando la batalla y la gente acaba aguantando inversiones perdedoras con la esperanza de que en algún momento sean rentables, lo que muy probablemente resulte en una pérdida aún mayor (esto también ocurre en los negocios).

Si no sabes qué riesgo tienes cuando inviertes en algo, entonces no debes invertir en eso. Debes gestionar el riesgo y aceptarlo. En el caso de que las cosas vayan mal, es algo que no te puede hacer perder la cabeza, debes aceptarlo y seguir con tu sistema para que la próxima vez el resultado sea positivo. Obvio que a todos nos molesta perder dinero, pero en este mundo aceptar la pérdida (y te juro que esto es muy difícil) es el primer mandamiento.

El conocimiento

Esta variable es quizás la que menos importa al principio de tu carrera como inversor. Principalmente porque siempre puedes aprender más y más sobre este mundo.

Verás, lo importante en este mundo de las inversiones es la especialización. No puedes llevarlo todo «palante» como me dice mucha gente. Y es la verdad. Los mejores resultados vienen cuando te especializas en algo.

Es mucho mejor conocer un producto con todo detalle para que en el momento que te decidas a invertir, tengas todo bajo control. 

Te pongo mi caso para que lo entiendas mejor.

Yo he conocido muchos productos como ya te he comentado otras veces: acciones, CFDs, warrants, futuros, binarias, forex y muchos más. Pero después de conocer lo básico de cada uno, me decanté por los futuros porque se ajustaban a mi riesgo, a mi capital, a mi método de operativa, a mi tiempo, a mi rentabilidad, etc

Por tanto, una vez supe que los futuros eran lo mío, me especialicé aún más y empecé a operar solo con dos mercados: El petróleo y el SP500. Y después de varios años me acabé quedando únicamente con el SP500.

Solo opero únicamente en ese mercado porque conozco absolutamente TODO sobre él: Qué empresas lo forman, qué horarios tiene, cómo se comporta, cómo ajustar mi método de operativa al mismo, qué comisiones tiene, qué plataformas necesito para operar, qué broker necesito, qué impuestos tengo que pagar, qué riesgo tiene. TODO, absolutamente todo sobre él.

Esto me ha hecho ser consistente y a día de hoy estoy preparándome para que un fondo de inversores me de un capital mucho más grande del que yo podría tener para operar por mi cuenta. Recuerda otra vez: Mayor capital, mayores ganancias.

Una vez he conseguido dominar este mercado, he podido empezar a estudiar otras opciones en las que poco a poco me voy especializando, hasta entenderlas en su totalidad.

Te lo repito por si no te ha quedado claro, la especialización es la llave a la consistencia y la consistencia, a la RENTABILIDAD, AL DINERO.

Reflexiona antes de irte

Como ya te he comentado, un sistema de inversión es algo que no para de evolucionar y cambiar pero es algo que si trabajas y adaptas a tí como inversor acabará dándote ese ingreso extra que necesitas.

No te preocupes si al principio todo de parece abstracto y no te enteras de nada, es lo normal, todos empezamos por ahí. Date tiempo, estudia y lee sobre las opciones que te llamen la atención para que puedas entender cómo funcionan.

Todas las variables que tu sistema de inversión debe tener van a ir cambiando con el tiempo al igual que tu vas madurando como persona. 

Espero que esta píldora te sirva para tener una pequeña guía para empezar  por lo menos a estudiar o leer sobre algo y espero poder volver a verte por aquí. A mí me habría ayudado tener algo así y por eso lo hago.

Y si tienes cualquier duda ya sabes, escríbeme por instagram o mándame un correo a través del formulario de contacto de la web.

Hasta la semana que viene y siempre buenas vibras amigos .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *