Fondos Indexados y ETF: Los activos a medio y largo plazo que debes conccer

Con el mercado cripto en horas bajas, creo que es un buen momento para que conozcáis dos activos fuera del mundo cripto. Hoy os hablaré de los Fondos Indexados y los ETFs.

Como ya he dicho muchas veces, las criptos no son la única forma de rentabilizar vuestros ahorros.
Para mí, el concepto de diversificación debe aplicar de forma general a todas tus inversiones, no solo a las criptos. Por ello, creo tener todo el capital en cripto es un ERROR.

Y creo que es un error porque aunque tengas el capital diversificado en el ecosistema cripto entre Bitcoin y varias alts, sigues estando expuesto de forma generalizada a un mercado muy volátil y que se presta a subidas y bajadas muy agresivas por normal general.

La volatilidad es genial para una parte de tus ahorros, pero no puede serlo para todos ellos si de verdad quieres formar una estructura de inversión que sea sostenible en el largo plazo.

Ahora mismo la mayoría de la gente que tiene dinero en criptomonedas está en negativo porque entró al mercado hace menos de dos años. La mayoría de vosotros os estáis comiendo una rentabilidad negativa por la volatilidad tan enorme del mercado. Y esto no es malo (soportar la pérdida me refiero), siempre que no tengas todos los huevos en la misma cesta y haya otros activos que te permitan salvar la rentabilidad general de tus inversiones. Por eso es tan importante diversificar y no poner todos los huevos en la misma cesta.

diversificacion

Sé que muchos estaréis en contra, pero yo creo que mientras más activos conozcas y controles, más poder tendrás para rentabilizar tus ahorros de forma eficiente. Hoy os hablaré de dos activos excelentes desde mi punto de vista, los fondos indexados y los ETFs. Vamos a empezar por lo básico como siempre. Vamos a definirlos.

¿Qué es un Fondo Indexado?

Un fondo indexado no es más que una institución de inversión COLECTIVA que intenta crear una cartera de inversión PASIVA que REPLIQUE a un índice/mercado determinado (por ejemplo, el SP500, el NASDAQ, el IBEX35…)

Lo más importante de esta definición es que sepas que los fondos indexados son fondos de gestión PASIVA. Esto quiere decir que los gestores de dichos fondos NO INTENTAN batir al mercado de referencia (al contrario que la gestión ACTIVA), sino que intentan replicarlo. Esto, como verás más adelante y como puedes leer en uno de los libros que recomiendo es un factor diferencial ya que se ha demostrado que en el largo plazo, los Fondos Indexados tienen una mayor rentabilidad que los Fondos de Inversión de gestión activa.

¿Qué es un ETF?

Un ETF es un fondo índice COTIZADO. Es decir, es un activo que es un híbrido o mezcla entre una acción y un fondo de inversión. Comprar participaciones de un ETF es lo mismo que comprar una cesta de valores, igual que sucede con el fondo indexado, pero con la diferencia de que dicho ETF cotiza en Bolsa igual que una acción y por tanto tiene UN PRECIO de compra.

Los ETF cotizan durante toda la sesión bursátil y pueden comprarse y venderse a cualquier hora en que el mercado esté abierto, igual que las acciones o los futuros. Esto permite, entre otras cosas, conocer exactamente el precio al que se va adquirir la participación en el momento de dar la orden de compra. 

Para que lo entiendas mejor y más rápido, la diferencia es que cuando inviertes en un fondo, das tu dinero a una institución que intenta replicar un mercado determinado comprando las acciones de dicho mercado con la misma ponderación mientras que cuando inviertes en un ETF, compras directamente una participación que a su vez está divida en todas las acciones del mercado de referencia (también con la misma ponderación/distribución que dicho mercado).

Sé que dicho así puede sonar algo confuso pero estoy seguro de que si ponemos un ejemplo, vas a terminar de entenderlo.

Un ejemplo para aclarar dudas siempre ayuda 🙂

Imagina el IBEX 35. Sabemos por ejemplo que el IBEX está formado por las 35 empresas españolas con mayor capitalización bursátil. Por tanto, podemos afirmar que Iberdrola, Inditex y Santander tienen un peso de más del 35% en el valor total del índice porque son las empresas de mayor capitalización. Aquí tienes las más grandes a día de hoy:

Pues bien, si invirtiéramos nuestro dinero en un fondo indexado del IBEX 35, este fondo formaría una cartera de valores con la misma ponderación que el índice, de forma que más del 35% de la cartera estaría formada por acciones de estas 3 empresas. Así, la rentabilidad del fondo va a ser exactamente igual que la del índice. Por tanto, cuando el IBEX suba, nuestra rentabilidad en el fondo subirá y cuando el IBEX baje, nuestra rentabilidad bajará.

Sin embargo, si invirtiéramos en un ETF del IBEX 35, estaríamos un comprando una participación de dicho índice como ya he dicho. Los ETF suelen representar una fracción de su índice de referencia, habitualmente la décima o la centésima parte. Por ejemplo, si el IBEX estuviera en 14000 puntos y su ETF representa la centésima parte, el precio del ETF será aproximadamente de 140 euros (14.000 / 100 = 140). ¿Bastante simple no? Se dice aproximadamente porque este valor no es exactamente la centésima parte, si no que se ve afectado por las comisiones y costes y los dividendos. Sí, sí, has leído bien. 

Los ETF pueden repartir dividendos y de hecho, suelen hacerlo. Estos dividendos vienen de los dividendos cobrados por las acciones que forman dicho ETF así como los intereses que dichos dividendos han generado.  Como ya te he dicho, comprar un ETF es como comprar una participación en todas las empresas que forman el índice de referencia por lo que esto incluye poder recibir dividendos.

Otra cosa que debes saber de los ETF es que éstos replican un índice pero no siempre tiene compradas exactamente las acciones que componen ese índice. Por ejemplo, un ETF que replique al Ibex 35 podría tener, en lugar de acciones de Telefónica, futuros sobre acciones de Telefónica.

Y ahora, una vez entendidos los 2 conceptos, tienes que ver las diferencias principales.

¿Y entonces, qué opción es mejor?

Esta pregunta es muy fácil de responder. Normalmente, los ETF suelen tener más ventajas que los Fondos Indexados tradicionales y te voy a contar las principales razones para afirmar esto:

  •  Lo primero es que los ETF, al igual que las acciones, permiten todo tipo de órdenes. Es decir, puedes poner ordenes limitadas, puedes poner stop loss, puedes poner órdenes a mercado, órdenes mixtas. Al ser un valor que cotiza, esto nos da libertad para adaptar su uso a nuestra forma de operar en los mercados
  • Lo segundo es que los ETF se pueden comprar y vender durante el tiempo que el mercado esté abierto, mientras que los fondos indexados suelen marcan un valor o precio al final de cada sesión. Además puedes realizar operaciones de SHORTS, cosa que no puedes hacer con los fondos indexados
  • Lo tercero es que al ser un fondo cotizado, podemos conocer en todo momento a qué precio vamos a comprar exactamente y por tanto, podemos comprar en el momento más favorable para nosotros. En un fondo indexado no conoces lo que va a costar cada acción en el momento que das la orden de compra y además solo se compra al final de cada sesión
  • Los ETFs suelen pagar dividendos. Esto ya lo he comentado arriba. Al comprar una participación que te da acceso a las empresas que forman el índice, tienes derecho a los dividendos de dichas empresas. Por lo que puedes generar una rentabilidad SIN tener que vender las participaciones del ETF.
  • Los ETF están invertidos al 100% mientras que los indexados tienen que «guardar» un 5% del capital POR ley para hacer frente a los posibles reembolsos. Esta es para mí la gran ventaja del ETF, ya que perder un 5% del capital es un lastre muy grande a la larga y con una capitalización compuesta.
  • Los ETF tienen sin embargo una fiscalidad peor que los fondos indexados ya que éstos tributan como acciones, de forma que hay que pagar impuestos cada vez que nos deshagamos de una posición. Por el contrario, los fondos indexados están exentos de tributar cuando haces un traspaso de fondos. Esta es para mí, la gran ventaja del fondo indexado.
Estas son las principales ventajas e inconvenientes de ambos activos. De forma general, un ETF suele ser mejor opción porque ofrece rentabilidades algo mayores pero en ciertos casos, quizás un fondo indexado sea una buena opción debido a la fiscalidad.

Estudia todas tus opciones antes de invertir

Espero que hayas entendido bien las diferencias entre ambos activos pero que también hayas comprendido la definición de cada uno.  

Como siempre digo, mientras más información tengas en tu poder a la hora de decidir en qué vas a invertir tus ahorros, más posibilidades tienes de hacerlo de forma eficiente.

Por último, me gustaría decirte que si te ha gustado este artículo, lo compartas y que si tienes cualquier duda, me contactes a través de mis redes como siempre. Espero que tengas una estupenda semana. 

Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.